lunes, 23 de junio de 2014

Por orden judicial realizan el mayor diagnóstico de un humedal chileno


La empresa Arauco financia estudio de $684 millones para evaluar la calidad del agua, sedimentos, flora y fauna en el Santuario Carlos Anwandter. Fuente: El Mercurio 23 de junio 2014.

Treinta y cinco investigadores de las universidades Austral, de Concepción y Santo Tomás trabajan desde abril en el mayor diagnóstico ambiental que se haya realizado en un humedal chileno. En este caso, el del río Cruces, en el Santuario de la Naturaleza Carlos Anwandter, en Valdivia, como parte de las acciones reparatorias que ordenó el fallo que el año pasado condenó a la empresa Arauco por los daños que causó desde 2004 con la puesta en marcha de su planta de celulosa en San José de la Mariquina.

Dicho episodio, cuya imagen más recordada es la progresiva muerte de cisnes de cuello negro y su migración de la zona, impactó negativamente no solo una de las más bellas postales turísticas de la capital de la Región de Los Ríos, sino además en un rico ecosistema.

El estudio cuesta $684 millones y es financiado por la propia empresa, como parte de la sanción judicial. El fallo también impuso el pago de una multa de $2.600 millones y otros cuatro puntos reparatorios: construir un humedal artificial con carácter de centinela, realizar un programa de monitoreo ambiental constante por un período no menor a cinco años, crear un centro de investigación de humedales y llevar a cabo programas de desarrollo comunitario.

Agua y sedimentos
La investigación multidisciplinaria es coordinada por el doctor Eduardo Jaramillo, con el apoyo en terreno de los biólogos marinos Jonathan Vergara y Pedro Rubilar.

Jaramillo explica que los estudios se han enfocado en medir la calidad del agua y los sedimentos en el lecho central del río Cruces, además de los sectores de Ciruelos, Rucaco, Santa Clara y Punucapa y la confluencia del río Cau Cau. También han instalado estaciones de monitoreo en los ríos Pichoy, Cayumapu, Calle Calle, Valdivia y Angachilla.

La toma de muestras se aplicará no solo en los humedales que forman el santuario del río Cruces, sino también en sus ríos tributarios (Cudico, Cayumapu, Nanihue, Tambillo y Pichoy) y sus riberas. Allí los estudios incluirán análisis de calidad de agua, sedimentos, condiciones hidrográficas, estado actual de flora y fauna, suelo que rodea al humedal y su evolución con el paso de los años, lo cual se verificará a través de imágenes satelitales.

Otro aspecto de este trabajo es que se entrevistará a los habitantes de localidades aledañas al santuario Carlos Anwandter, para tomar registro del conocimiento ecológico local.

El primer avance de esta investigación se conocerá en agosto.
30% de avance registra el muestreo en terreno.
5 mil hectáreas contempla el área de estudio que concluirá en marzo de 2015.