miércoles, 30 de octubre de 2013

Un sello de confianza para los recicladores de plásticos

El proyecto financiado con fondos europeos EUCERTPLAST ha creado un sistema de certificación común para el reciclado de plásticos usados en Europa. Este sistema contribuye a que los residuos plásticos que recogen empresas de reciclado y recolectoras de residuos acaben reciclados, en lugar de comercializados, y que el proceso sea sostenible.

«Antes de poner en marcha nuestro trabajo, el mercado del reciclado presentaba un grado muy elevado de fragmentación y carecía de una estandarización sólida a escala europea», afirmó Antonino Furfari, de la Asociación Europea de Recicladores de Plásticos (EUPR, Bélgica) y coordinador de EUCERTPLAST. «Por ejemplo, cada asociación de recolectores europea poseía sus propias normas y requisitos sobre a qué recicladores podían vender sus residuos. Sencillamente no existía un estándar europeo común para los recicladores».
El reciclado de plásticos es una industria de gran tamaño en la Unión Europea en la que trabajan cerca de 16 000 personas para alrededor de 1 500 empresas, la mayoría pequeñas, que gestionan 4,5 millones de toneladas de plástico al año.
«Nuestra intención era crear un sistema de certificación paneuropeo para el reciclado de plásticos usados, un método para evaluar las prácticas y la calidad de la producción de los recicladores inspeccionados», explicó Furfari.

El éxito del proyecto se manifestó en varios ámbitos. El equipo al cargo logró crear un sistema europeo de certificación en el que se integran varios sistemas anteriores nacionales y de otra índole y que supone todo un acto de racionalización para las plantas de reciclado.
«El sistema invita a los recicladores a aumentar su eficacia y reduce los costes administrativos, en concreto en lo referente a impuestos y otros aspectos económicos», añadió.
El sistema ya está en marcha y gracias a él se han ejecutado veinticinco inspecciones. Furfari afirmó que los recicladores que siguen prácticas responsables son los más beneficiados por el sistema de certificación, pues les ayuda a aumentar la confianza entre los recolectores de residuos y entre los usuarios de plásticos usados y por tanto aumenta la demanda de plásticos como materia prima secundaria.
«El proyecto EUCERTPLAST influirá de manera directa en el resto de la industria europea dedicada a los plásticos, en la cual se da empleo a 1,5 millones de personas», explicó Furfari. «Los ciudadanos también se beneficiarán de un sistema de reciclado mejor y más amplio y de productos de plástico más sostenibles».
EUCERTPLAST recibió cerca de 450 000 euros de financiación europea y llegó a su fin en 2012.

Fuente: Redacción Ambientum / CORDIS