miércoles, 7 de agosto de 2013

Descubren nueva especie de mamífero endémica y autóctona de Chile

Se trata de la "Laucha de las dunas", roedor silvestre cuyo ciclo vital está vinculado al desierto florido y que es uno de los mamíferos terrestres más pequeños del país.


Dr. Angel Spotorno
A partir del 5 de julio de 2013, Chile cuenta con una nueva especie de mamífero, la 5.502 del mundo: es la Eligmodontia dunaris, descrita por el doctor Angel Spotorno y un equipo de académicos del Laboratorio de Genética Evolutiva del Programa de Genética Humana del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile. Dieron a conocer este descubrimiento en un artículo recientre de la revista Zootaxa, publicación científica arbitrada que edita sólo trabajos en el área de taxonomía zoológica y que es editada por Magnolia Press de Auckland, Nueva Zelanda.




"Es un registro inédito y sorprendente, porque fue encontrado por primera vez en Punta Choros, en las dunas al suroeste del Desierto de Atacama", explica el académico. "Es un gerbilo -nombre que se usa para describir a este tipo de roedores de zonas áridas- del género Eligmodontia, del cual hay varias especies que se caracterizan por contar con riñones muy eficientes, pues están adaptados a la vida desértica".

Entre las características físicas de esteEligmodontia dunaris o laucha de las dunas, el doctor Spotorno describe que es muy pequeño, cercano al límite fisiológicamente mínimo que pueden tener los mamíferos: pesa en promedio 12.5 gramos al alcanzar la adultez y siete centímetros de largo, sin contar la cola, cuya longitud es menor que la del cuerpo. Su pelaje es fino y sedoso, de color café en el lomo y blanco en el vientre. Además, sus patas traseras son largas, lo que le permite adoptar postura bípeda y dar grandes saltos; en las palmas de esas patas, en vez de cinco almohadillas tiene tres: una grande al centro y dos más pequeñas bajo los dedos. Sus orejas también son cortas, su rostro es pequeño y sus ojos son grandes. Por último, cada hembra puede parir tres a cuatro crías de dos gramos de peso cada una.


Árbol genealógico proviene del altiplano chileno y boliviano
Las investigaciones comenzaron el 2005, cuando el entonces estudiante de magister y actual académico de la Universidad de La Serena, Prof. Carlos Zuleta, le llevó tres de estos roedores al doctor Spotorno, para su identificación, explicando que eran de Punta Choros, al norte de la región de Coquimbo.

Al analizar muestras del contenido estomacal de estos mamíferos, encontraron vegetales, semillas y restos de insectos, lo que, debido a su sector de origen, vincularía su ciclo vital con el del desierto florido, "lo cual se refrenda con que pudimos encontrar más ejemplares justamente en ese período especial".

- ¿Cómo demostraron que es una nueva especie de mamífero desconocida para la ciencia?
- Los datos de su DNA demostraron que es genéticamente muy distinto al de otras especies de gerbilos conocidos. Para esto, se estudiaron las secuencias de un gen del DNA mitocondrial -citocromo b- con 1.140 nucleótidos; las secuencias de nueve gerbilos de las dunas se compararon con las 56 secuencias conocidas de todas las otras especies, y se concluyó que la laucha de las dunas tiene una identidad genética propia que evolucionó de una manera única al sur del Desierto de Atacama. Es muy probable que sus ancestros vinieran desde el Altiplano Sur.

En el árbol genealógico de este nuevo mamífero están Eligmodontia hirtipes y Eligmodontia puerulus; "es una nueva rama oeste que se une a las de los altiplanos de Arica, Antofagasta y Argentina. Probablemente había una área que delimitaba un corredor al suroeste del desierto -porque en los últimos 12.000 años y debido al régimen de lluvias, esta zona estaba más al norte- lo que permitió la llegada de estos roedores a Atacama. Y los datos moleculares nos indican que esta especie se tiene que haber diferenciado hace un millón de años".

Por este proceso de diferenciación ocurrido en nuestro país, el doctor Spotorno señala que se demuestra razonablemente que este gerbilo de las dunas es autóctono -es decir, de origen chileno- además de ser endémico, dado que no se ha reportado su presencia en ninguna otra zona del territorio ni de las naciones colindantes.

"Este descubrimiento aumenta el caudal de biodiversidad chilena; la sorpresa de que todavía tenemos especies nuevas de mamíferos, que no conocemos. Además, esto incrementa el grado de endemismo de los mamíferos que viven en Chile central, que es una zona declarada por la Unesco como uno de los 25 lugares de la Tierra con alto número de especies exclusivas. Pero, además, implica la responsabilidad de tomar las medidas necesarias para preservar a esta especie: de hecho, en Punta Choros extraen hierro con grandes excavadoras e imanes, lo cual está destruyendo el hábitat de la laucha de las dunas y la extinguirá al poco tiempo de nuestro descubrimiento", sentencia el doctor Spotorno.

Si desea revisar esta publicación pinche acá

Cecilia Valenzuela León