jueves, 20 de junio de 2013

La bolsa de papel lanza una nueva campaña



La bolsa de papel lanza una nueva campaña.


La bolsa de papel lanza una campaña dirigida a dar visibilidad a los comercios responsables con el medio ambiente que utilizan bolsas de papel, apostando por los envases y embalajes renovables, biodegradables, reutilizables y reciclables.
Los comercios podrán identificarse con una pegatina en la puerta o en el escaparate, que informa al consumidor de que recibirá con sus compras una bolsa de papel. En una primera fase, se espera que 75.000 comercios se sumen a la campaña.
Según una encuesta realizada por Ipsos en siete países europeos (incluida España), el 86% de los entrevistados afirman que, si para un mismo producto pueden escoger entre un embalaje depapel o de otro material, eligen el de papel. Con esta campaña labolsadepapel pretende tanto dar visibilidad a los comercios que responden a esta demanda social como informar a los consumidores sobre aquellos comercios en los que lesofrecerán bolsas de papel para transportar sus compras.
Actualmente el 65% de los comercios españoles utilizan ya bolsas de papel.

Las bolsas de papel son renovables, biodegradables, reutilizables y reciclables
Según esa misma encuesta, el 93% de los consumidores están de acuerdo en que el papel es sostenible y se debería usar más como embalaje. La bolsa de papel es, en efecto, natural, renovable, reciclable y biodegradable y contribuye a la lucha contra el cambio climático, por lo que cuenta con todos los atributos para posicionarse como la opción más sostenible.
En España en 2012 reciclamos el 74% de las bolsas de papel que utilizamos. Aún así, incluso si una bolsa de papel no llegase a entrar en el circuito del reciclado, se biodegradaría en un periodo de entre dos y cinco meses.

2.050 millones de bolsas de papel = 78.000 toneladas de CO2 menos en la atmósfera

La madera que se utiliza para hacer bolsas de papel se planta y se cultiva en plantaciones que están continuamente replantándose y regenerándose y que son grandes sumideros de COque ayudan a frenar el cambio climático. El carbono almacenado en las plantaciones permanece en los productos papeleros como las bolsas de papel. Y con el reciclaje de las bolsas el plazo de almacenamiento se va alargando una y otra vez.
Los 2.050 millones de bolsas de papel con asa y sin asa que se utilizan al año en España contribuyen a la lucha contra el cambio climático, almacenando 78.000 toneladas de CO2.
La apuesta de los comercios por la bolsa de papel supone así 78.000 toneladas de CO2 menos en la atmósfera, un ahorro equivalente a las emisiones anuales de calefacción y agua caliente de46.000 hogares.
Fuente: Redacción Ambientum