lunes, 21 de septiembre de 2015

El cóndor podría estar muy pronto en peligro de extinción

Se calcula que hay entre 15 mil y 20 mil ejemplares en todo el país, pero su número puede mermar rápidamente debido a la pérdida de fuentes de alimentación.
Fuente: El Mercurio, 20 de septiembre, 2015.


Nos hemos acostumbrado a creer que hay cóndores de sobra, que basta subir a la cordillera y divisarlos majestuosos desplazándose sobre las más altas cumbres.

Sin embargo, esta ave que figura en los escudos de cuatro países de la región, incluyendo el de Chile, pasa, según advierten los especialistas, por un escenario de incertidumbre respecto de su futuro.

La principal razón es que su fuente tradicional de alimento e incluso la alternativa están mermando. Históricamente, su principal sustento eran los guanacos cordilleranos, pero ahora casi ya no se ven, especialmente en la zona central, y por eso ha optado por los cadáveres de la ganadería… y ahora Chile está importando cada vez más carne.

Al problema de la falta de alimento hay que sumar otros problemas más recientes, como las intoxicaciones. Hace un par de años, hubo más de 20 cóndores intoxicados por un novillo muerto que dejó un campesino para controlar perros asilvestrados. “Participamos en el rescate y tratamiento de 18 y luego los liberamos”, cuenta Mauricio Fabry, veterinario y director del Zoológico Nacional. El organismo forma parte, junto con Aves de Chile (la antigua Unorch), del Programa Binacional de Conservación del Cóndor Andino Chile-Argentina (PBCCA). “Desde su creación, en 2001, se han liberado en el ambiente natural más de 80 cóndores rehabilitados o nacidos en cautiverio”, comenta.

Los primeros habitualmente provienen de unidades de rehabilitación como el centro de aves rapaces de Talagante, donde llegan cóndores con perdigones en el cuerpo o accidentados por chocar con líneas eléctricas en la zona cordillerana.
“Oficialmente, el cóndor está calificado como una especie vulnerable. Eso significa que si los factores que lo amenazan continúan operando, en el corto plazo podría pasar a la categoría de peligro de extinción”, advierte Eduardo Pavez, ornitólogo y presidente de Aves de Chile.

Por todo Chile

Los núcleos más importantes de población están en la cordillera, tanto en Argentina como en Chile. “Nosotros hemos estimado una población que podría fluctuar entre los 15 mil y 20 mil ejemplares”, dice Pavez. Los números parecen grandes, pero hay que considerar que se distribuyen a todo lo largo de Chile. El grueso de la población se concentra en la Patagonia, con el 70% del total. El segundo núcleo importante es el que va de Coquimbo a Maule, donde reside el 20%, y el 10% restante se distribuye en el extremo norte y en la zona sur, entre Biobío y Los Lagos.

Gracias al monitoreo con sensores satelitales han podido determinar que cubren distancias de hasta 800 kilómetros. Es así como un cóndor con su nido en Combarbalá puede llegar hasta los nevados de Chillán. Además, atraviesan la cordillera en ambas direcciones todos los días. También se pueden ver algunos en la cordillera de la costa, especialmente en los cerros El Roble, La Campana y Altos de Cantillana.

Por el norte, llegan hasta Los Vilos, moviéndose a través de los cordones montañosos transversales. “Todos los que se ven en la costa provienen de los Andes, pasan por el día y después vuelven a la alta cordillera”, dice Pavez.

En las inmediaciones de Santiago se les puede ver en el Arrayán, Farellones, La Parva y el Cajón del Maipo. Rara vez se internan más cerca de la ciudad, pero se les ha visto en el cerro Manquehue, que en el pasado fue una gran condorera, es decir, el lugar donde los cóndores llegan a descansar y luego reanudan su vuelo. De hecho, Manquehue significa lugar de cóndores en mapudungún.

A los especialistas les preocupa que al cóndor andino no le ocurra lo del cóndor californiano, que hoy casi no se encuentra en el ambiente natural.

De hecho, Fabry comenta que una iniciativa para recuperar su población incluyó la incubación de sus huevos por cóndores andinos con experiencia de crianza.

Esfuerzos de repoblación


La merma en las poblaciones del cóndor es crítica en algunos países andinos. En Ecuador no viven más de 100 ejemplares, al igual que en Colombia. En este último país se están haciendo esfuerzos para repoblar, de hecho Eduardo Pavez, ornitólogo y presidente de Aves de Chile, cuenta que en las próximas semanas enviarán tres parejas de cóndores a ese país para iniciar un programa orientado a recuperar la población. La idea es no llegar a un escenario como el de Venezuela, donde esta ave se extinguió en los años 60.